CHICAGO MICE

CHICAGO   MICE DE ALTURA  Por Eva López Álvarez En 1885 fue inaugurado en Chicago el primer rascacielos del mundo. Desde lo alto de sus diez plantas, el mundo parecía inabarcable. Es la sensación contraria a lo que hoy se percibe desde el piso 103 de la torre Willis, hasta 2013 el edificio más alto […]
31 de enero de 2022

CHICAGO

 

MICE DE ALTURA 

Por Eva López Álvarez

En 1885 fue inaugurado en Chicago el primer rascacielos del mundo. Desde lo alto de sus diez plantas, el mundo parecía inabarcable. Es la sensación contraria a lo que hoy se percibe desde el piso 103 de la torre Willis, hasta 2013 el edificio más alto del mundo. La visita de su Skydeck es ineludible: hasta cuatro estados se pueden divisar en un dia sin nubes. Todo parece tan cerca…

El Skydeck es famoso por sus cuatro plataformas acristaladas (The Ledge) que desafían cualquier ausencia de vértigo. También por ser uno de los espacios de moda para eventos desde el que es el tercer mirador más alto de América.

El mirador del piso 103 se puede utilizar a partir de la hora de cierre -22 horas, si bien la mayoría de operaciones MICE tienen lugar en el piso 99, que puede albergar hasta 300 invitados en un cóctel durante el que resulta difícil desviar la atención de las vistas en 360 grados.

Uno puede tocar con el dedo lugares que se encuentran a muchos kilómetros de la tercera ciudad en tamaño de Estados Unidos, No obstante, Chicago presume de un tráfico relativamente fluido. 45 minutos son necesarios para recorrer la distancia que separa el Downtown-centro-, donde se concentra la oferta turística, y el Aeropuerto Internacional O´Hare.

El Gran Fuego

El 8 de octubre de 1871 la ciudad comenzó a quemar y durante tres días el fuego arrasó un tercio de las construcciones existentes, dejando a 100.000 personas en la calle. La penuria de alojamiento fue tan importante que el gobierno local impulsó la llegada de arquitectos e ingenieros que encontrasen soluciones al problema. En ese momento Chicago se convirtió en el laboratorio de arquitectura que sigue siendo hoy en día.

Fruto de las investigaciones encaminadas a mejorar la construcción en altura, se experimentó con las estructuras de hierro, reemplazando las antiguas edificaciones de cemento. 1957 marcó un hito en esta carrera hacia el cielo: se patentó la fabricación del acero que revolucionó la arquitectura. Desde entonces, la competición por llegar a lo más alto no solo no ha terminado, sino que la línea de meta parece cada vez más lejana.

Alturas imparables

El complejo de torres onduladas St. Regis (Vista Tower) es la última novedad del skyline. Fue inaugurado en 2021 con 101 pisos en su torre mayor. En abril será inaugurado el hotel The St. Regis Chicago, con 156 habitaciones y cinco salas para reuniones.

Formará parte del que ya es el segundo rascacielos más alto de la capital del estado de Illinois. El tercer edificio en altura hoy en día es el ocupado por el Trump International Hotel & Tower, muy utilizado en programas de incentivo.

Cuenta con 399 habitaciones y spa con piscina interior, en una edificación que recuerda al Burj Khalifa de Dubái. Y es que el diseño de muchos de los edificios más emblemáticos del mundo ha nacido en Chicago, o se ha inspirado en algunas de las construcciones emblemáticas de la ciudad.

Se respira lujo en cada esquina y su ubicación no puede ser más estratégica, allí donde converge la arteria más comercial del destino -Magnificent Mile- y el río Chicago.

A sus pies se encuentra el paseo fluvial que recorre la ribera del río y los puntos de salida de los cruceros que invitan, entre abril y noviembre, a sumergirse en la arquitectura de Chicago desde el agua.

Chicago First Lady es el más reconocido de los cruceros. Durante una hora y media se aprende sobre las características de los distintos rascacielos, en un recorrido especialmente bonito durante la caída del sol. El trayecto comienza con la luz del día y termina con una sucesión de iluminaciones que fomentan la sensación de que algunos edificios llegan a tocar el cielo.

Los barcos pueden ser privatizados para grupos de hasta 250 personas, con la posibilidad de incluir servicios de catering, animaciones y guías especializados que ofrezcan sus explicaciones en español.

Junto al muelle de salida, The Chicago Architecture Center (CAC) ocupa desde hace tres años un edificio que también se ofrece para eventos. Es un espacio de investigación y sensibilización sobre la importancia de la ciudad como destino arquitectónico. Además de presentar algunas de las construcciones más famosas del mundo, sus espacios albergan eventos de hasta 400 personas utilizando sus dos plantas. Un espacio dedicado a reuniones se ofrece para 140 delegados, con posibilidad de utilizar una zona exterior.

Muy cerca, el Chicago Marriott Downtown Magnificent Mile fue completamente renovado en 2019. Ofrece magníficas vistas de la ciudad desde la mayoría de sus 1200 habitaciones, ya que las más bajas se sitúan en el décimo piso. En el noveno piso se pueden contemplar los huertos y colmenas de donde se extraen muchos de los ingredientes de su cocina. De hecho, todo lo que se ofrece en sus dos restaurantes y punto de venta rápida es casero.

Es el tercer mayor hotel del destino y cuenta con 57 espacios para sesiones profesionales, teniendo capacidad para 1000 delegados en el mayor de ellos. También conocido por la calidad de su espacio de fitness, cuenta con un estudio en el que organizar clases de relajación o gimnasia para los grupos.

Al otro lado del río será inaugurado en 2024 el RIU Plaza Chicago, que contará con 28 plantas y más de 350 habitaciones

Proezas de Chicago

El río Chicago es en sí mismo una proeza de ingeniería. Atraviesa la ciudad para, tras 250 kilómetros, desembocar en la cuenca del río Misisipi. Sin embargo, hasta finales del siglo XIX, el Chicago culminaba en el lago Michigan, en un espacio donde convivían las fábricas y la población con ingentes emanaciones de productos contaminantes y basura.

El río Chicago de aquel momento llegó a ser conocido como el «río pestilente». Muchas enfermedades tenían su origen en la insalubridad transportada por sus aguas. Por eso, a principios del siglo XX, se inauguró un canal artificial de 45 kilómetros que permitió invertir el curso del río… hasta hoy.

Las riberas del río Chicago en el Downtown no solo concentran una enorme cantidad de rascacielos. También muestras del urbanismo de hasta tres niveles típico de Chicago, con calles en las que convive el nivel natural con otro superior, utilizado por los trenes, y un inferior destinado al tráfico de vehículos.

El hotel Fairmont Chicago – Millennium Park se integra dentro de esta maraña y es otro de los clásicos del destino para convenciones e incentivos. A las 16 salas de reunión que ofrece se suma la original Millenium Room -para cócteles de hasta 100 invitados-, con cocina y a la altura de la calle. La mitad de los espacios para grupos corporativos cuentan con luz natural.

1200 comensales pueden asistir a un banquete de gala en el diáfano Imperial Ballroom. El hotel cuenta con 627 habitaciones, incluyendo 61 suites, y ofrece a sus clientes acceso al centro deportivo conectado con el establecimiento que alberga piscina y canchas de tenis. El Fairmont también está conectado con el vecino hotel Swissôtel Chicago, también operado por el grupo Accor.

Al norte del Downtown, Selina Hotel es una de las novedades hoteleras. Muy enfocado al público millennial y el concepto like at home, cuenta con 122 habitaciones. La decoración se basa en una estudiada decrepitud mezclada con elementos vintage. Defiende la filosofía 0 alcoholpor lo que en el bar se ofrecen cócteles alternativos.

Varias salas se ofrecen en el piso superior: 16 personas pueden asistir a una presentación, o 75 participar en una fiesta, mientras que grupos reducidos pueden ocupar la sala de cine. Los tres apartamentos del piso superior, con vistas a los rascacielos y el lago Michigan de fondo, se ofrecen para afterworks al más puro estilo «como en casa»-.

«Vecindarios»

Uno de los grandes atractivos de un destino que presume de su cosmopolitismo es la gran variedad de propuestas gastronómicas que acapara. Muchos de los restaurantes que proponen descubrir el mundo a través del paladar se ofrecen como venues. Es el caso de Tanta, un espacio de moda en torno a la cocina peruana cuya azotea se ofrece para eventos de hasta 100 personas.

Uno de los medios utilizados para trasladar a los grupos a las diferentes experiencias gastronómicas es el Big Bus, que se puede privatizar para recorridos de tres horas por los puntos más emblemáticos del Downtown. También puede conducir a los llamados `vecindarios’ –neighborhoods-, cada uno de marcada personalidad y muy diferentes al Downtown. Son barrios residenciales muy ligados a la historia de sus habitantes en los que la arquitectura cambia radicalmente.

Al norte se encuentra el antiguo reducto de inmigrantes suecos, hoy barrio LGTBIQ+ de Chicago, que esconde sorpresas como The Chicago Magic Lounge. La original entrada ya anticipa un espacio realmente singular. Varios magos ofrecen cada noche momentos únicos en las distintas salas: en el bar, con cócteles propios, diferentes ilusionistas improvisan según los asistentes, mientras que en el teatro con entresuelo -se puede reservar esta zona para 25 personas-, 120 invitados pueden disfrutar de un espectáculo dedicado. Otro pequeño auditorio se ofrece para sesiones de hasta 40 asistentes.

La destilería Koval goza de fama mundial por sus whiskeys y ginebras y es otro de los venues singulares del norte de Chicago, ocupando el mismo espacio de la primera destilería que abrió en la ciudad en el siglo XVIII. Hoy es posible asistir al proceso de elaboración en grupos de hasta 35 personas, acompañando la visita con una degustación. El restaurante con terraza se ofrece para eventos de hasta 75 invitados.

Lago Michigan

Los rascacielos compiten entre sí por ofrecer las mejores vistas de la ciudad y del lago Michigan, único de los Grandes Lagos que Estados Unidos no comparte con Canadá. La inmensa fuente de agua dulce, con su característico color azul claro, decora muchas panorámicas.

También puede ser sede de actividades de teambuilding como regatas, paseos en paddle up o la navegación en las balsas de madera que se pueden construir sobre la arena de una playa. Los paseos en barco al atardecer, asistiendo a la iluminación del skyline, es un clásico para incentivos.

Navy Pier -Muelle de la Armada- es un espacio de divertimento familiar famoso por su Noria del Centenario, Conmemora la primera que se construyó en el mundo precisamente en este lugar, coincidiendo con la Exposición Mundial de 1893. Aquella primera rueda vertical podía transportar hasta 60 personas en cada cápsula. Actualmente tiene capacidad para ocho y se utiliza para aperitivos con vistas previos a un evento.

Las vistas de lago y el skyline decoran las veladas que se celebran en Offshore Rooftop & Bar. Es la mayor azotea de Estados Unidos. Inaugurada en el tercer piso de la terminal del muelle, puede recibir hasta 750 invitados. También es posible que grupos a partir de 20 personas utilicen un área reservada.

La ribera que separa el Michigan del Downtown está en gran parte ocupada por el Grant Park y el Millenium Park, este último famoso por su Cloud Gate («puerta del cielo») que tantas imágenes genera para Instagram.

Sedes históricas

Junto a ella, el Chicago Cultural Center cuenta con una de las salas para eventos más bonitas de la ciudad. El Preston Bradley Hall está coronado con la cúpula Tiffany más grande del mundo. Hasta 350 comensales pueden asistir a una cena de gala en este emblemático espacio. La institución cuenta además con otros espacios con vistas al Millenium Park, así como de un teatro con 300 plazas.

La primera fila de rascacielos con vistas a los parques y al lago Michigan data de principios del siglo XIX. En uno de ellos aún se conserva la primera sala para eventos dotada de aire acondicionado, erigida en 1907. Es el Gold Ballroom del Congress Plaza Hotel & Convention Center, que se utiliza para cenas de gala de 400 invitados.

Casi frente a el, Art Institute of Chicago es el principal museo de arte de la ciudad. Aunque aún no se están pudiendo organizar eventos privados, se espera que próximamente sea posible tanto en sus bonitas salas y escaleras, como en el auditorio Fullerton Hall, de 370 asientos.

Museum Forum

Al otro lado del Grant Park, el Museum Forum es una suerte de espigón que aglutina los mayores museos de Chicago. El Shedd Aquarium ofrece en algunas de sus salas las mejores vistas del lago y el horizonte de rascacielos. Incluso se ofrece para programas de teambuilding únicos: grupos de hasta ocho personas, acompañadas de un monitor, pueden interactuar con los pingüinos.

El Field Museum de Historia Natural fue uno de los grandes museos nacidos en el país, inaugurado en 1894. Ofrece sus espacios, muchos con vistas al parque y el lago, para recepciones de hasta 7.500 personas. La sala más famosa es Stanley Field Hall, de mármol, con 75 entradas de luz y entreplanta, con Máximo el tiranosaurio como invitado principal entre los 1500 comensales que puede recibir el lugar.

Otros espacios más pequeños, entre los que se incluyen las terrazas, pueden albergar cenas de gala de hasta 90 invitados, siempre con las colecciones del museo como decoración.

El Adler Planetarium completa esta área dedicada a la cultura y la naturaleza. También se ofrecen en él espacios para eventos únicos en cuanto a vistas. Actualmente en reconstrucción, se espera que el edificio reabra sus puertas en 2022. La terraza Nancy A. Petrovich Skyline volverá a ser uno de los lugares preferidos por los organizadores de cócteles.

Sur de Chicago

Al sur de Museum Forum se encuentra McCormick Place, con el centro de convenciones más grande de Norteamérica. El complejo es la suma de cuatro edificios interconectados y un estadio cubierto, sede de los partidos del equipo local, los Chicago Bulls. En total son más de 170 los espacios que se ofrecen para sesiones profesionales a poca distancia del Downtown.

Muy cerca de este gigante se encuentra uno de los secretos mejor guardados de la ciudad. Moody Tongue es un restaurante de lujo que, bajo la batuta de Jared Wentworth, ofrece una experiencia culinaria única. Se trata de la única fábrica de cerveza artesanal galardonada con dos estrellas Michelin en el mundo.

El motivo es la originalidad de sus maridajes, que comienzan en las bebidas. Cervezas maceradas con trufa, chocolate o café… acompañan una exquisita carta de platos elaborados mediante sofisticadas e innovadoras técnicas.

Varios espacios se ofrecen para grupos de entre diez y 36 personas, siendo posible contar con explicaciones en español que ayuden a dilucidar las explosiones de sabores.

Destino musical

La llamada Gran Migración Afroamericana condujo a numerosos habitantes del sur de Estados Unidos a buscar trabajo en las nuevas zonas industrializadas del norte. Chicago fue uno de los destinos que más inmigración recibió ±hasta 100.000 personas al año a mediados del siglo XIX± y, con ella, muchas de las riquezas que hoy configuran la personalidad de la capital del estado de Illinois. Por ejemplo, la música.

Si bien se dice que el jazz nació en Nueva Orleans, se cuenta que en Chicago maduró. No es el único género musical que se enriqueció en la ciudad: el Chicago Blues es un tipo de música del género blues al que se añadieron guitarras amplificadas, batería, piano, bajo y saxofón.

Varios locales se ofrecen para una privatización completa con sesión de buena música incluida en la velada. Cerca del McCormick Center, el más famoso es Buddy Guy´s Legends, considerado entre los mejores clubes de blues del mundo.

Puede recibir grupos de entre 30 y 600 invitados en los diferentes espacios con los que cuenta, incluyendo una sala con billares que también puede ser utilizada durante un cóctel precio a un concierto.

Múltiples opciones

Magnificent Mile es una marca comercial creada para distinguir parte de la avenida Michigan, principal arteria del centro, como principal distrito comercial de Chicago. Además de las más de 450 tiendas y restaurantes concentrados en esta zona, existen lugares de interés como la Torre de Agua.

Muy cerca del hotel Selina, es uno de los pocos vestigios que sobrevivieron al Gran Fuego de 1871.

Chicago cuenta con una apasionante historia que se aprecia muy fácilmente: desde las placas conmemorativas en imponentes edificios que recuerdan la relevancia industrial del estado de Illinois, a los numerosos puentes y pasarelas que testifican de la importancia de Chicago como hub ferroviario.

Dicen muchos estadounidenses que Chicago es «como un pequeño Nueva York, aunque mucho más limpio». No hay duda de que, en cuanto al cuidado de sus calles, la tercera ciudad del país adelanta, y a gran distancia, a la primera. En cuanto a concentración de rascacielos, no puede rivalizar con Manhattan. No obstante, gana si en la competición entra la relevancia que los distintos hitos arquitectónicos logrados en Chicago tuvieron, y tienen, para las construcciones de la Gran Manzana y del mundo.

Chicago es un destino MICE de primer orden gracias a la diversidad de espacios: la altura de miras es común a todos.

Teambuilding en Chicago

Secretos del Field
El receptivo CTC Destination Management propone búsquedas del tesoro en el Field Museum tras un paseo en bicicleta por las riberas del lago Michigan y una foto de grupo en la Cloud Gate.

Kayak en el río
Los paseos en kayak por el río Chicago no solo sirven como actividad deportiva, también como lección de arquitectura. Es posible organizar una búsqueda del tesoro durante la que localizar los edificios más emblemáticos.

Quizz musical
Blues, jazz… canciones que hablan de mafias, cabarés y clubes clandestinos… a través de acertijos vinculados a la música es posible amenizar un recorrido por los lugares más famosos de la ciudad.

Clases de coctelería
En grupos a partir de diez personas se pueden organizar clases de coctelería en la destilería Koval. Los participantes preparan sus propias creaciones que después presentan ante un jurado especializado en la materia.

 

Tras los pasos de Al Capone

Explorar Chicago a través de su historia y su arquitectura es ineludible, aunque también lo es seguir los pasos de uno de sus mas insignes habitantes: Al Capone, también conocido por el sobrenombre de Scarface, por los navajazos que había recibido en el rostro.

No es fácil encontrar alguna pista fuera de los itinerarios creados por las agencias receptivas locales, ya que el destino ha preferido obviar en su promoción y señalización todo lo que tenga que ver con aquella época en la que Chicago era una ciudad famosa principalmente por los elevados índices de criminalidad.

No obstante, es posible seguir los pasos de Al Capone y otros mafiosos célebres a través de los receptivos locales. Aunque la mayoría de escenarios de las reyertas y reuniones entre mafiosos ya no existen, sí se pueden organizar visitas a lugares actuales que trasladan a los viajeros a los años 20 del siglo pasado.

Fue cuando entró en vigor la llamada Ley Seca que prohibió durante 13 años vender alcohol en Estados Unidos, y generó gran parte del contrabando que financiaba a bandas como la de Al Capone. Desde el autobús que transporta a los grupos, como la vestimenta de los guías y conductores… todo recuerda a aquella época en una jornada que
culmina en una velada “entre gánsteres”.

 

Datos de interés
Moneda Dólar (USD)
Huso horario (GMT-6)
Tipo de enchufe Clavija tipo A / B
Voltaje común 120 V
Aeropuertos internacionales
Chicago-O’Hare (ORD)
Chicago Midway International (MDW)

Más información
CHOOSE CHICAGO
Frank Alba
Responsable de ventas segmento Internacional
+1 (312) 567-8503
falba@choosechicago.com
www.choosechicago.com

Descargar pdf

Comparte este artículo:

Otras noticias destacadas:

MICE EN ENTORNOS RURALES

MICE EN ENTORNOS RURALES

Por Cristina Cunchillos Las consecuencias de la pandemia de Covid-19 son incontables, algunas más...