LA MEJOR ELECCIÓN

A la hora de elegir la sede de un evento entran en juego múltiples aspectos que todo organizador debe tener en cuenta. El cliente puede marcar las pautas e incluso indicar de antemano qué destino quiere, qué venue le interesa, el hotel donde hospedar a los asistentes y las actividades que desea para completar el programa. Sin embargo, lo más frecuente es que sólo aporte fechas, temática, formato y número de participantes para que, a partir de ahí, el planificador le ayude, aconseje y guíe.

Comparte este artículo: