Málaga MICE

Con su combinación de historia, cultura y parajes naturales, y una amplia oferta hotelera y de espacios para operaciones MICE que mejora continuamente, la ciudad de Málaga es mucho más que la puerta de acceso a la Costa del Sol.

Por Cristina Cunchillos

LUZ DEL SUR

Las montañas dan la bienvenida a los 22 millones de viajeros que aterrizan cada año en el Aeropuerto Internacional de Málaga-Costa del Sol. Buena parte de ellos buscan el sol y la playa, dirigiéndose directamente a los complejos costeros. Pero este es un destino que ofrece mucho más. Prueba de ello es el auge de Málaga, su capital, como sede de operaciones MICE y congresos de todo tipo.

Rodeada por sierras y el mar Mediterráneo, la ciudad cuenta con un rico patrimonio histórico y una gran oferta cultural, así como un abanico cada vez más amplio de hoteles y sedes para ferias, congresos y convenciones, que se completan con los atractivos de la capital malagueña para programas de incentivo.

Su atractivo turístico está detrás de su extensa conectividad, con vuelos directos desde 146 destinos nacionales e internacionales, incluyendo rutas directas a Nueva York (Estados Unidos), Montreal (Canadá) y Doha (Qatar). El centro se encuentra en apenas seis minutos en tren desde el aeropuerto.

Málaga está conectada con Madrid por tren de alta velocidad (AVE), con trayectos de dos horas y media. Esta red conecta también a la ciudad con otros destinos españoles como Barcelona, Sevilla, Valencia o Zaragoza.

Junto a la estación de tren de Málaga-María Zambrano se encuentra el hotel Barceló Málaga, de diseño vanguardista y que actualmente se encuentra en proceso de reforma. Gigantescas fotos de la ciudad decoran las paredes de sus 221 habitaciones.

Desde la primera planta, donde se encuentran todos los espacios para operaciones MICE, se puede ver el trasiego de pasajeros dentro de la estación a través de grandes ventanales. Hay 16 salas modulables con capacidad máxima para 600 personas en teatro, a lo que se suma una amplia zona para exposición comercial. Un curioso tobogán, o “escultura deslizante para humanos atrevidos”, facilita el retorno más rápido y divertido desde este nivel a la planta baja.

FYCMA
A mitad camino entre el aeropuerto y el centro de la ciudad, el Palacio de Ferias y Congresos de Málaga (FYCMA) ofrece 60.000 m2 de espacio para eventos en dos plantas, incluyendo 19.500 m2 de superficie de exhibición. El edificio, de diseño moderno, destaca por los destellos de color que lo decoran, tanto en el ondulado porche exterior como en las vigas y columnas de tonos rojos, amarillos, verdes o azules del interior. Incluso los amplios pabellones de exhibición ofrecen este colorido, así como abundante luz natural que entra por las paredes acristaladas y los vanos del alto techo ondulado que recuerda a las olas del mar.

Cuenta con dos auditorios con 901 y 593 butacas respectivamente, dos salas de conferencias y una sala polivalente con capacidad para 1.800 personas en teatro, así como otras 16 salas multiusos. Un huerto solar abastece de energía al complejo, mientras que un sistema de agua de lluvia permite su utilización a nivel interno. Otro ejemplo del compromiso del recinto con la sostenibilidad es convertir las lonas de las exposiciones en accesorios del tipo de bolsos o estuches.

La mejor forma de explorar el centro urbano, en buena parte peatonalizado, es a pie

Centro urbano
Aunque Málaga cuenta con una reducida red de metro que está siendo ampliada, la mejor forma de explorar su compacto centro urbano, en buena parte peatonalizado, es a pie. El clima, benigno todo el año, hace que sea una ciudad para disfrutar de la vida al aire libre en las animadas terrazas de bares y restaurantes o deambulando por las callejuelas del Soho, el paseo marítimo, las avenidas comerciales como la calle Larios o el frondoso parque paralelo al puerto. Aquí han comenzado las obras de un nuevo puerto deportivo, que se prevé esté operativo en 2027.

En los programas no puede faltar la visita a la Alcazaba de la era nazarí, las ruinas del Teatro Romano y la imponente Catedral con su mezcla de estilos arquitectónicos. Se la conoce cariñosamente como “la manquita” por su forma asimétrica, con una torre que nunca se llegó a terminar. Los más enérgicos pueden subir a Gibralfaro para visitar el Castillo del siglo XIV y disfrutar de las vistas de la ciudad. El faro que antaño coronaba este monte (y le dio su nombre) es la Farola de Málaga. Todo un icono de la ciudad que ahora alumbra el puerto en territorio ganado al mar.

Teatros y museos de renombre internacional, como el de Picasso o el Museo Carmen Thyssen, completan la rica oferta cultural de la ciudad. También se organizan visitas teatralizadas por el centro urbano, además de búsquedas de tesoro que se pueden combinar con experiencias gastronómicas. En una ruta de tapas, los grupos hacen paradas en diferentes tabernas para saborear platos típicos como el espeto de sardinas, el queso payoyo o los boquerones (apodo con que se conoce a los malagueños).

También son populares las catas de vinos malagueños. El Pimpi es una de las bodegas tradicionales con mayor solera, famosa por su animado ambiente. Las fotos que decoran sus paredes y las firmas en los barriles de vino son prueba fehaciente de las numerosas celebridades que han pasado por aquí. Cuenta con espacios que se privatizan para grupos de hasta 100 comensales.

Oferta hotelera El hotel H10 Croma, de cuatro estrellas e inaugurado en 2022, es una de las novedades más recientes. Por fuera, el diseño del arquitecto Rafael Moneo consiste en un gran bloque blanco agujereado por pequeños cubos que corresponden a los balcones de las 138 habitaciones, decorados con vistosos azulejos.

Cuenta con tres salas de reuniones con capacidad hasta 167 personas en teatro. El restaurante donde se sirve el desayuno se puede reservar también para un almuerzo con 100 comensales. La azotea se puede privatizar parcialmente para cócteles con 150 invitados y vistas panorámicas.

Team building en Málaga

Batalla flamenca
Mientras parte del grupo marca el ritmo con cajones, castañuelas, cañas y palmas, demostrando lo aprendido con profesores de percusión, otra muestra sus capacidades en cuanto a coreografía entre giros y taconeo, en una singular competición.

 


Remo en jábega
La jábega es una embarcación pesquera de madera que data de la época fenicia y cuya tradición se conserva todavía en la costa malagueña. En Pedregalejo, el antiguo barrio de pescadores de la ciudad, los grupos aprenden a remar en jábega y competir en una regata.

 

Cata de aceite
Los Patios de Beatas es un restaurante y vinoteca que ocupa dos edificios de los siglos XVIII y XIX en pleno centro. Además de degustar vinos malagueños, se puede organizar una cata de aceites para aprender a distinguir entre diversas variedades de aceite de oliva.

 


Olimpiadas marítimas
La playa La Malagueta es la más cercana al centro de Málaga y se puede convertir en un circuito de juegos, actividades de destreza y retos deportivos que culmine con unas risas en las aguas del mar Mediterráneo a bordo de tablas de big paddle surf.

 

Al otro lado del río Guadalmina, el hotel NH Málaga es, con 245 habitaciones, el más grande de la ciudad. Combina en realidad dos edificios, el segundo añadido en 2019, y ofrece 14 espacios para sesiones profesionales.

Los cuatro salones principales se pueden combinar para acoger hasta 1.000 personas en teatro. Cuenta con acceso directo desde la calle y techos de 6,5 metros de altura. En el patio interior, entre los dos edificios, se ofrece el servicio de restauración. También se pueden reservar áreas en el restaurante para grupos de entre 20 y 40 personas.

El Hotel Molina Lario, de cuatro estrellas y perteneciente desde octubre del año pasado al grupo Meridian, ofrece una de las mejores vistas de la Catedral desde su azotea y la terraza de la planta sexta, con un espacio cubierto que puede acoger un cóctel con 70 invitados. Cuenta con 103 habitaciones y tres salas modulables, con capacidad hasta 160 personas en teatro. Una reforma está prevista para el próximo año.

Cinco estrellas Málaga
cuenta actualmente con cuatro hoteles de cinco estrellas. El Only YOU Hotel Málaga ofrece una ubicación única, en un edificio emblemático a la entrada de la avenida Marqués de Larios, la más comercial y famosa de Málaga. Tiene 93 habitaciones y también son célebres las vistas panorámicas de la ciudad y el puerto desde su restaurante en la séptima planta o el lounge de su azotea. Las suites se transforman en espacios de reunión para grupos de hasta ocho personas. La mayor, dentro del restaurante y con vistas a la bahía de Málaga, puede recibir hasta 14.

El Vincci Selección Posada del Patio alberga restos de la muralla del siglo XI

El hotel Vincci Selección Posada del Patio alberga restos de la antigua muralla bajo sus 106 habitaciones. Desde el hotel se accede a los restos de la protección erigida en el siglo XI en torno a la antigua medina musulmana de Málaga. Cuenta con tres salas para reuniones profesionales, la mayor de 62 m2.

La cadena malagueña Soho Boutique ha convertido un palacio de 1932 inspirado en el Renacimiento árabe en un exclusivo hotel con 24 habitaciones. El Castillo de Santa Catalina se ofrece para los incentivos más exclusivos y será ampliado próximamente.

El Gran Hotel Miramar, a orillas de la playa La Malagueta, es el único cinco estrellas Gran Lujo de la ciudad. Perteneciente a la cadena Hoteles Santos y miembro de Leading Hotels of the World, ocupa un ostentoso edificio que reproduce el estilo de un palacete marroquí. Fue inaugurado como hotel por el rey Alfonso XIII en 1926. La decoración de atauriques y azulejos típicamente árabe se combina con la presencia de coronas y otros símbolos de la realeza. En la decoración de sus 200 habitaciones se alternan las temáticas nazarí y mediterránea.

Cuenta con tres elegantes salones regados de luz gracias a las grandes aperturas que comunican directamente con los jardines, desde los que admirar el mar Mediterráneo. En el Salón Real, donde antaño se organizaban los bailes de sociedad más cotizados, se organizan actualmente banquetes de hasta 270 comensales. Se puede privatizar parte de la terraza exterior para un cóctel con 90 invitados. La oferta para operaciones MICE se completa con otras diez salas.

La oferta de cinco estrellas se duplicará en los próximos años con cuatro nuevos proyectos, entre los que destaca la rehabilitación del antiguo edificio de Correos como hotel de lujo y la apertura del primer hotel ME by Meliá en la ciudad, prevista para 2025.

Espacios singulares
En la parte oeste de la ciudad se concentraba la industria que se desarrolló en el siglo XIX y las viviendas de quienes trabajaban en ellas. La antigua fábrica tabacalera alberga ahora el Museo Automovilístico y de la Moda, un singular espacio en el que se pueden celebrar cócteles con 1.200 invitados, entre una excepcional colección de los siglos XIX y XX.

Se trata de la colección privada de João de Lacerda, un apasionado de los coches antiguos que ha acumulado más de 90 modelos únicos, algunos llenos de historia, y no solo eso: vestidos y complementos de alta costura que comparten espacio con los vehículos dando lugar a un venue original que no dejará indiferente a nadie. Se hacen visitas guiadas y teatralizadas, con guías vestidos con réplicas de algunas de las piezas del museo.

Las familias burguesas que controlaban negocios como el vinculado al tabaco tenían sus palacetes en la parte este de la ciudad, en distritos como El Limonar. Uno de ellos, el Palacio del Limonar, es gestionado como espacio para eventos por la empresa Quiliquá.

En sus frondosos jardines se celebran recepciones con 400 invitados amenizadas por el canto de los pájaros y el borboteo del agua de sus fuentes. Un gran edificio de cristal entre las palmeras puede albergar una presentación para 200 en teatro.

En el interior del palacete, de 1893, varios salones en los que el mobiliario antiguo se combina con obras de arte moderno y espectaculares lámparas se ofrecen para operaciones MICE: desde reuniones de diez personas a banquetes con 44 comensales. Es también la única sede en la ciudad con discoteca propia, un espacio laberíntico en el sótano donde extender las celebraciones hasta altas horas de la madrugada sin limitaciones de sonido.

Otro venue singular de Málaga alberga otra colección privada, en este caso de pintura española: el Museo Carmen Thyssen Málaga ofrece un recorrido por la región de Andalucía a través de 270 obras. En el bonito patio se celebran cócteles con 150 invitados.

Al norte de Málaga, el terreno perteneciente a otra familia burguesa, los Loring Heredia, alberga el Jardín Botánico y dos espacios para acciones MICE gestionados por Alabardero Catering & Experiences. La Hacienda del Álamo es un palacete que data de 1800 y conserva una extraordinaria colección de piezas de tapicería decorativa de la artista Emilia Rebollo, antigua residente. Se organizan visitas guiadas y teatralizadas para explicar su historia de forma amena.

En sus salones se celebran reuniones de hasta 30 personas o banquetes con 60 invitados. Su bodega de paredes de piedra, donde se guardaban tanto el vino como las armas, puede albergar una cata privada de vino o coñac para 20 personas. Para operaciones de mayor tamaño, una pérgola acristalada en el jardín, decorada con grandes lámparas en forma de flor y techos colgantes de tela, puede acoger una cena con 430 invitados.

En agosto de 2021 se inauguró a su lado el espacio Jardines de San Telmo, una extensión ajardinada de 9.000 m2 con dos terrazas. Se puede organizar un cóctel con 550 invitados y vistas a la sierra, o una presentación al aire libre para 80 personas en el graderío. Cuenta con un salón acristalado para banquetes con 250 comensales. De noche, la iluminación se puede personalizar y el antiguo lagar se habilita como bar y sala de música con DJs.

Incentivos en plena naturaleza
Desde la Sierra de las Nieves al oeste de la ciudad al Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama al este, la proximidad de las montañas permite incorporar fácilmente actividades en plena naturaleza dentro de los programas de incentivo.

Tan solo cinco kilómetros al norte, el Parque Natural de los Montes de Málaga ejerce de pulmón verde para la ciudad. Los participantes pueden hacer rutas a pie, en bicicleta o en segway, o participar en talleres de micología con recogida incluida según la época del año.

En el Paraje Natural de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo se organizan rutas en kayak, mientras que la desembocadura del río Guadalhorce es una reserva natural muy reconocida para la observación de aves. Durante el otoño local, son muy numerosas las especies migratorias que se pueden llegar a ver.

A 58 kilómetros de Málaga, una de las propuestas de aventura más famosas es el Caminito del Rey, sobre el Desfiladero de los Gaitanes, una espectacular garganta excavada por el río Guadalhorce. Fue construido originalmente para facilitar el acceso de trabajadores entre las vías del tren y la central hidroeléctrica situada en la presa del Conde de Guadalhorce. En 1921, el rey Alfonso XIII acudió a inaugurar oficialmente el paso, lo que sirvió para bautizar la senda aérea como Caminito del Rey. Tiene una longitud de tres kilómetros y una anchura de apenas un metro.

El receptivo Exploramás se especializa en programas de team building con conciencia social y medioambiental. En la cercana Sierra de Mijas, los grupos se involucran en la regeneración del espacio fabricando “supersemillas”, bolas de arcilla y diferentes nutrientes que se esparcen para fertilizar el suelo.

Un clásico de los programas de incentivo son las excursiones a los pintorescos pueblos blancos de la comarca de la Axarquía, como Comares, Periana o Sayalonga, con sus empinadas callejuelas y ventanas enrejadas cubiertas de coloridas macetas. En la primavera son especialmente fotogénicos.

Distintas propuestas naturales y rurales se encuentran fácilmente al alcance de la ciudad de Málaga, una urbe abierta al mar con todo el aliciente que esto añade a viajes de recompensa con destino a la Costa del Sol… también conocida como la Costa del Golf, gracias a los más de 70 campos que se engloban bajo la marca. Un amplio abanico de propuestas en una ciudad a tamaño humano desde la que abarcar una gran oferta.

SIGUIENDO LAS HUELLAS DE PICASSO

No se puede hablar de Málaga sin mencionar a su hijo más universal: Pablo Picasso. Tampoco diseñar un programa en la ciudad que no incluya algún elemento relacionado con el artista. El Museo Picasso Málaga, ubicado en el Palacio de Buenavista, del siglo XVI, alberga más de 230 de sus obras, incluyendo pinturas, esculturas, dibujos y cerámicas.

Es asimismo una sede singular para eventos: desde un cóctel con 150 invitados en su patio a una presentación para 172 personas utilizando el auditorio. Se organizan visitas privadas y talleres de producción artística en los que integrar a los participantes en una sesión de team building.


Exploramás
muestra Málaga a través de Picasso en una actividad motivacional en la que se combinan retos de ingenio, representación de escenas, interacción con personajes caracterizados o la reproducción, entre todos los miembros del equipo, de una pintura o grabado del artista. También propone una “ruta Picassiana” por la ciudad, visitando la casa natal del pintor en la Plaza de la Merced, la iglesia donde fue bautizado, el Ateneo (antigua Escuela de Bellas Artes, donde su padre fue profesor y Picasso comenzó a pintar), y por supuesto, el museo que lleva su nombre.

Accede al contenido completo en la última edición de la revista PUNTO MICE:
www.puntomice.com/punto-mice-56.

Comparte este artículo: