LOS COMPRADORES ESPERAN MEJOR GESTIÓN DE LA DEMANDA EN 2023

Se abren nuevas oportunidades para propuestas originales o en destinos que sorprendan.

Por Eva López Alvarez

Parece unánime la percepción de que se viene una buena añada de MICE para el 2023. Los presupuestos no solo no se reducirán, sino que se adaptarán a la inflación, a las dificultades aún persistentes en algunos destinos ligadas a la pandemia, y a las exigencias de unos asistentes entre los que se han consolidado nuevas demandas ineludibles a la hora de preparar los pliegos que definirán las diferentes operaciones.

Los contratantes hacen una lectura positiva de la pandemia en tanto en cuenta ha permitido optimizar muchas operaciones MICE, trasladando al entorno virtual determinadas acciones –como las vinculadas a la formación–, y apostando por eventos presenciales más cuidados, eficaces y responsables. La sensibilización hacia el impacto medioambiental y social que dejan las diferentes acciones para una de las lecciones más positivas.

Todos coinciden en que la necesidad de comunicar, presentar, compartir, anunciar, aprender y motivar a través de los viajes y eventos no solo es indudable, sino que la pandemia no ha hecho sino rendirla aún más evidente a los ojos de quienes destinan los presupuestos necesarios.

No obstante, no todo es un camino de rosas ahora que las fronteras están mayoritariamente abiertas, que los mapas de conexiones se asemejan a los de febrero de 2020 y que los asistentes han demostrado a través de sus viajes personales que están deseando al máximo el contacto con los demás. Muchos proveedores cerraron durante la crisis o están inmersos en un endeudamiento que no permite reclutar personal cualificado. Y esto tiene su impacto en una oferta que no llega a satisfacer la demanda.

Se abren nuevas oportunidades para aquellos que se asoman a esta industria ofreciendo propuestas originales o en destinos que sorprendan. Las negociaciones también han evolucionado y ya nada se da por sentado, algo sin duda positivo para ganar en calidad. Pero también supone una buena sacudida para quienes pensaban que solo se trataba de esperar a que pasase la tormenta para volver a lo de antes.

Sobre este tema hemos entrevistado a

PALOMA DEL VALLE Responsable de Congresos y Eventos de Sanofi (México)
“Necesitamos tener siempre un plan b que no requiera una conversión total de lo previsto”

ANTONIO PERDIGUERO Especialista en eventos de MSD España
“Actualmente hay tal volumen de eventos que al sector le está costando gestionarlo”

HORACIO PALUCI Jefe de Marketing de Grupo San Cristóbal (Argentina)
“Desde la pandemia hay más diversidad de propuestas en destinos con los que antes no trabajábamos”

JOSÉ LUIS CALDAS Coordinador de eventos de Novo Nordisk (Colombia)
“Cuestionamos si podemos conseguir más impacto por vías más sostenibles”

RAÚL CASAÑAS Corporate Relationships Manager de Isdin (España)
“Hacemos menos eventos, pero no invertimos menos”

FLAUBERT DÁVILA Director de Compras Estratégicas para Latinoamérica en Herbalife (México)
“Ya no existen beneficios adicionales que obteníamos durante las negociaciones”

LUIS BAJO Responsable de Eventos y Patrocinios de Nissan (España)
“La agilidad y capacidad de adaptación de los proveedores es clave en la recuperación”

CLAUDIA PALACIOS Regional Travel Manager- LATAM de Worley (México)
“Podemos negociar invertir más si los valores que recibimos a cambio lo merecen”

Descargar pdf

Comparte este artículo: